Buceando en Florianópolis.

Por Andrés Dagnone

El pasado viernes 21 de marzo de 1997, emprendimos como ya es tradicional, un viaje de buceo en Semana Santa con destino a Florianópolis, Estado de Santa Catarina, Brasil, con el propósito de bucear con nuestros alumnos y amigos en la Reserva Biológica Marina de Arvoredo.

Desde hace varios años, hemos organizado viajes de buceo para nuestros discípulos, junto con el núcleo familiar a dicho lugar, por considerarlo privilegiado por la naturaleza por sus bellezas naturales, además de ser el más cercano, y de costo muy accesible, con óptimas condiciones para realizar esta actividad.

En un ómnibus internacional de pasajeros de la empresa Jota Ele Viajes contratado para toda la semana y tres automóviles, 62 personas (con edades desde 19 meses a 65 años) capitaneadas por quien les habla, partimos rumbo a la frontera con Brasil. Nos esperaban 1320 Km. de recorrido, nuestro destino era el norte de la Isla de Santa Catarina, el internacionalmente conocido balneario de Canasvieiras.

Buceadores con sus familiares y amigos disfrutaron durante el viaje de cena a bordo, canilla libre de refrescos, de alguno que otro video; y pese a que salimos bajo lluvia pudimos gozar de una semana de tiempo estupendo.

Nuestra llegada, debido a un retraso imprevisto en el camino, fue en la noche del sábado 22 de marzo, alojándonos en el Hotel Marina’s de Cachoeiras. Hotel que aporta la combinación perfecta: está sobre la playa en un lugar muy apacible lejos del ruido de Canasvieiras., pero a poquísimos minutos del mismo, con hermosa vista al mar.

Debido al cansancio del viaje programamos con la Operadora de Buceo "Parcel Dive Center", nuestra primera salida de buceo para la tarde del Domingo 23. A bordo de un flamante barco equipado específicamente para buceo deportivo partimos desde la playa de Canasvieiras hacia las islas del norte, que componen la Reserva Biológica Marina de Arvoredo.

RESERVA BIOLÓGICA MARINA DE ARVOREDO

 

Está ubicada aproximadamente a 11 km. al norte de la isla de Santa Catarina. Fue creada para proteger un área 17.800 hectáreas de Océano Atlántico en la que se encuentran las islas de Arvoredo, Galé, Deserta y el Calhao de San Pedro.

Es una zona de transición entre los climas tropical y sub-tropical, que recibe la influencia de dos corrientes oceánicas: la Corriente de Brasil con aguas calientes que vienen desde el norte y la Corriente de Malvinas con aguas frías desde el sur. Estas características permiten abrigar a lo largo del año especies típicas de ambos climas resultando así de una inmensa biodiversidad marina y terrestre.

La isla más grande de todas es Arvoredo con cerca de 270 hectáreas con un terreno muy accidentado con su punto más alto a 300 metros del nivel del mar. Esta cubierta de una densa vegetación que funciona de abrigo y alimento a pequeños mamíferos, roedores, aves del continente, así como también aves marinas coexistiendo en los lugares rocosos.

Debajo del agua, rica en alimentos, pequeñas cuevas submarinas esconden gran cantidad de especies ictícolas.

La isla Deserta, a 3 Km. de Arvoredo es la menor de la Reserva. Parece un pequeño plato y termina bruscamente en un peñasco castigado por las olas. En oposición a lo que su nombre sugiere, esta isla es rica en vida, lo que se nota a distancia por el gran número de aves que la sobrevuelan. Posee una espesa pradera de gramíneas y otros arbustos cuyas ramas son utilizadas por aves marinas para la confección de sus nidos. Esta isla merece especial atención por ser uno de los dos únicos sitios de reproducción de "trinta-réis-de-bico-amarelo" (Sterna eurygnatha) de toda la costa brasileña.

Vista aérea de Deserta

La isla de Galé, situada en el límite norte de la Reserva también es menor que Arvoredo. Como esta, tampoco tiene playas, su densa vegetación termina en el mar. Su nombre se debe a su forma, ya que vista desde el mar su contorno parece el casco de una embarcación antigua. Sobre su suelo rocoso nace una vegetación de arbustos muy espesa en la que aves fragata (Fregata magnificens) construyen sus nidos haciendo de la isla una de los más importantes lugares de acasalamiento de la costa brasileña. Sobre las rocas a poca profundidad (12 metros) crecen colonias de corales de pequeño tamaño, lo que aumenta aún más la importancia de la conservación del área.

"Las reservas biológicas son unidades de conservación creadas para preservar las características de ecosistemas considerados frágiles o para abrigar especies amenazadas. Dentro de sus límites, está prohibida cualquier actividad humana directa, excepto la investigación científica y la educación ambiental. Con ello las especies que allí habitan consiguen cerrar sus ciclos reproductivos, ocupando inclusive, áreas adyacentes a las reservas, que pueden ser explotadas comercialmente".

 La implantación de reservas biológicas beneficia tanto al medio ambiente como a la sociedad, probando que la conservación y el desenvolvimiento humano son complementarios y no antagónicos.

Para evitar las embestidas de la pesca depredatoria, industrial y artesanal, esta reserva es protegida y controlada por IBAMA (Instituto Brasileño de Medio Ambiente) con la colaboración de las escuelas de buceo de la zona.

Por ello existe toda una reglamentación para entrar a la Reserva. En lo referente a los aspectos de buceo deportivo, existen normas hechas para reducir el impacto negativo provocado solamente por la presencia humana en la zona. No se puede, bajo ningún concepto, bajar a las islas. Los buceos se realizan fondeando las embarcaciones de buceo en las proximidades de las mismas y los buceadores saltan de los barcos al mar usando chalecos compensadores que le permitan navegar en profundidad sin tocar ni rozar contra el fondo, para no afectar la vida marina. Está prohibida la caza submarina profesional y también la deportiva. No se permite llevar ningún souvenirs del fondo.

Primera salida

Nuestra primera jornada de buceo fue precisamente al sur de la isla de Arvoredo, a 30 minutos de navegación desde Canasvieiras, en un punto muy popular conocido con el nombre de "Saco do campin", que se ha visto renovado debido a un reciente naufragio de un pesquero en julio del 96.

Este barco fue totalmente destruido por un temporal que lo arrojó sobre la costa, su estructura de madera quedó esparcida por la zona pero sus máquinas y calderas quedaron intactas y sus partes están convirtiéndose en refugio de vida marina. Encontramos en la zona una mayor abundancia de peces de lo que comúnmente hemos visto. Es una zona de poca profundidad, ideal para realizar un buceo de reconocimiento de todo el grupo de buceadores. Con piso de rocas contra la costa y arena circundante, la profundidad oscila desde 8 a 10 metros y llega a cero contra la costa.

El segundo tanque lo hicimos en el "Saco de Ingenio" de similar características pero con la diferencia que posee una pequeña cueva formada por grandes piedras en las que se puede hacer una penetración segura y habitan en ella grandes cardúmenes de "burros catalinos" de buen porte con sus colores amarillo, plateado y negro.

Segunda salida

El lunes 24, embarcamos a las 8:00 horas de la mañana, con bastante viento sur, por lo que buceamos al norte de Arvoredo donde el agua estaba "planchada". El primer tanque lo hicimos en "Portinho Norte" donde lo más interesante y exótico fue un gran pez "murciélago" con su característico cuerno en la "frente", y un cardumen de peces "sable", en posición vertical mirando la superficie. Parecía una cortina metálica de grandes cintas color azul-plata prontas para ascender y capturar sus presas. El agua era un "cristal", la visibilidad oscilaba entre 9 a 10 metros.

El segundo tanque fue en "Saco da agua", lugar de mayor profundidad, 13 a 15 metros donde terminan las piedras y comienza la arena. Lo característico del lugar es que existen grandes piedras, que forman cuevas en las que habitan meros y otras especies.

Tercera salida

El martes 25 salimos hacia la isla de Galé (navegando 45 minutos) a realizar un buceo en un naufragio: el barco "Lily", mercante de unos 70 metros de eslora que naufragó en una tormenta en 1943. Su proa encalló contra las piedras de la isla y se encuentra a una profundidad de 4 a 5 metros, mientras que su popa está a 14 metros de profundidad y el barco descansa sobre su lado de estribor. Aunque fue el día de peor visibilidad en el agua, había de 4 a 5 metros, para nosotros los uruguayos, estaba impecable.

Cuarta salida

Como broche final de los buceos el miércoles 26 hicimos un buceo vespertino de 1 tanque en Deserta que fue el mejor de todos, por la gran cantidad y variedad de fauna vista. La vedette del buceo fue una "Isabelita Medio Luto" de un color amarillo intenso y gran porte, sin desmerecer una hermosa "bailarina española" y una pareja de peces "murciélago".

Regresamos esa tarde a la isla de Arvoredo para esperar en el barco que se hiciera la noche y hacer un buceo nocturno. Mientras aguardábamos el cambio de fauna, la salida de sus cuevas de los peces nocturnos, pudimos admirar la espléndida noche, la luna se ocultaba sobre el impresionante morro, que parecía caer sobre el mar.

Planificamos el buceo dividiendo al grupo de buceadores de acuerdo al grado de certificación y experiencia. Las condiciones eran óptimas para un buceo tranquilo. No había corrientes ni olas, y la visibilidad era buena (8 metros). Pudimos apreciar durante el buceo la aparición de "candiles gallito" de color anaranjado intenso con sus grandes ojos. Vimos además un gran pez volador con una envergadura de sus alas de aproximadamente 60 cm, además de cardúmenes de calamares que se acercaron a la luz de las linternas. Pocas veces vi tanto plancton en forma de luminiscencias (noctilucas), bastó solamente apagar las linternas y mover enérgicamente nuestros brazos y piernas, para que nuestros cuerpos se iluminaran como si tuviéramos luz propia, ¡¡¡ Impresionante !!!. Todos los participantes terminamos con una gran euforia y una gran sonrisa provocada por tanta emoción y placer.

Turismo en familia

Durante el correr de la semana, mientras buceábamos, familiares y amigos no buzos, no perdieron el tiempo, utilizaron el ómnibus a "piacere", para llevarlos a donde quisieron, recorriendo casi toda la isla de Florianópolis. Los niños disfrutaron del parque acuático de Jureré, fueron a Barra da Lagoa y Joaquina, recorriendo además el Shopping Center de Vía Vieira Mar Norte y el centro de la ciudad.

Pudimos compartir algunos paseos juntos en las tardes, y los paseos de jueves al Sur de Florianópolis (Armaçao, Matadeiro, Senderismo en Lagoinha del Este, y Pantano do Sul) y viernes a Bombas y Bombinhas.

Lo bueno dura poco

El sábado a media mañana, lamentablemente, debimos emprender el viaje de vuelta, partiendo hacia el centro comercial de la isla y luego hacia Porto Alegre donde cenamos en el Shopping Praia de Bellas, uno de los más grandes de todo Brasil, llegando a Montevideo al mediodía del Domingo.

En el viaje de vuelta buceadores y acompañantes ya hablábamos del viaje para el próximo Turismo, y anhelábamos la pronta llegada del mes de julio, ya que apuntaremos nuestras baterías hacia Cuba. Utilizando en esta ocasión la Isla de la Juventud como base de operaciones.

Si requieren información sobre fechas de actividades, cursos básicos y avanzados con Certificación Internacional, viajes al exterior y salidas locales, previstos para el año en curso, solicítelas por el Tel. 508.54.51. ó al 099-254-678.

¡¡¡ Buenos buceos !!!.-

Más fotos de Florianópolis-Brasil

pezangelqueen.gif (10744 bytes)

setstats 1